El Hombre y la Mujer, animales de rutinas

El Hombre y la Mujer, animales de rutinas.

Juegos-sexuales

Este mundo nos come, pensaba yo el otro día, ¿no lo pensáis a veces? Es una sensación de no llegar a todo, pero…. Para qué?

Más allá de mis pensamientos, me doy cuenta que ir a trabajar, llevar a los/as niños/as al cole, hacer las compras, la comida, los deberes, llevar a clases particulares a los/as peques, ir al gimnasio, y otro tanto de cosas, no nos deja tiempo para la intimidad. ¿Os ha pasado? Y cuando dejamos un rato para el encuentro carnal…..SIEMPRE HACEMOS LO MISMO, ¿por qué? Pues bueno estamos cansados y sabemos que lo que solemos hacer nos funciona así que ¿para qué cambiar, para qué arriesgar?

Somos animales de rutinas, cuando aprendemos que algo nos va bien no queremos cambiarlo, nos agarramos a ello, nos proporciona satisfacción y listo. Pues bien, os abro la puerta a un sinfín de experiencias que nos podemos estar perdiendo.

Lo que quiero decir es que no es complicado ir introduciendo pequeños cambios en nuestras prácticas sexuales, es cuestión de alimentar la fantasía y la creatividad. Por ejemplo, si practicamos un masaje sensual o erótico a nuestra pareja podemos cambiar nuestras manos por algún objeto que nos ofrezca otras sensaciones placenteras, puede ser una pluma o un juguete vibrador, te puedes detener más en algunas zonas, así conseguimos cambiar los ritmos y nuestra mente se concentra en el nuevo estímulo.

Os recomiendo leer algún libro sobre masajes eróticos porque nos explican que hay muchas maneras de masajear, más suave, o más intenso, hay masajes para cada momento. Para esta práctica es importante tener en cuenta el ambiente, la temperatura de la habitación y también la de tus manos y por supuesto los productos que se usan han de ser compatibles con las zonas íntimas.
Podemos quizás … introducir los sabores, en el mercado hay muchos productos eróticos para jugar, existen lápices de chocolate o caramelo para pintar en la piel y luego borrarlos con la lengua, puedes dibujar en la piel de tu pareja o escribir palabras que te sugiera la situación.


Pero para los sabores también nos vale con frutas; para esto es mucho más estimulante si le tapas los ojos y le vas dando a probar un gajo de mandarina, una fresa con chocolate o un poco de champagne.

Tan sólo con pequeños cambios nuestra mente y nuestro cuerpo se estimulan. Ir juntos a tiendas eróticas, podréis ver cuantos productos pueden ser interesantes y divertidos. Los hay de todo tipo, no creas que tan sólo hay disfraces de colegiala y dildos gigantes. Yo os recomiendo probar aceites de masajes, lubricantes, y desde ahí a disfrutar!!!

En el próximo post seguiremos hablando de los pequeños cambios para seguir descubriendo placeres.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *