Plastilina casera comestible

Plastilina casera en tres pasos

Hace varios meses que oí hablar de plastilina que se podía comer, en aquel momento no encontré la utilidad de esta en mis terapias.

Sin embargo, actualmente estamos trabajando con niños y niñas con diversidad funcional en un campamento de verano para todos/as de la mano de un acuerdo de colaboración con Cruz Roja y su proyecto con familias y refugiados.

Es entonces cuando nos surgió la necesidad de estimular desde el punto de vista sensorial todos sus sentidos, al ver que todo y cuanto tocaban y les resultaba agradable querían comerlo y llevarlo a la boca decidimos que sería una buena opción crear plastilina sin parabenos.

Pero la plastilina la creamos en un divertido taller donde el tacto suave y seco de la maicena se fundía con lo pegajoso del acondicionador, usando colorantes alimenticios para que brotase el color.

A continuación os dejamos una sencilla receta que podréis hacer en casa y jugar con vuestros/as pequeños/as estass vacaciones.

Ingredientes:

  1. Maicena.
  2. Acondicionador natural sin parabenos.
  3. Colorantes alimenticios en gel.

Elaboración:

En el campamento hemos tomado una medida de un vaso de Maicena por medio vaso de acondicionador, lo mezclamos todo en un bol dando ligar a una preciosa experiencia sensorial donde ponernos "perdidos" es sólo un daño colateral. 

Cuando ambos ingredientes estén mezclados y la masa deje de estar pegajosa incluimos unas gotas de colorante alimenticio en gel del color que más nos guste. Y... listo para jugar.

Beneficios para los peques: 

En nuestro campamento los beneficios han sido muchos, entre ellos:

  • Reconocer y sentir la mano ante una textura nueva.
  • Mancharnos sin preocuparnos sólo divertirnos.
  • Probar la Maicena y reconocer su sabor.
  • Potenciar la motricidad fina, el agarre, la pinza y el moldeado siguiendo un patrón.
  • Elección de gustos y colores, toma de decisiones. 
  • Investigar y disfrutar es sin duda el más importante de ellos.

Aquí podréis ver cómo nos quedo

plastilina-casera

 

Cada niño es único y necesita libertad para crecer y explorar el mundo por sí mismo, porque sólo de esa forma estaremos educando...

María Montessori

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *